fbpx
Día Mundial de Lucha contra la Desertificación y la Sequía, 17 de junio
En HISPALFORM creemos que una aplicación conjunta de las convenciones de las Naciones Unidas de Lucha contra la Desertificación, sobre Diversidad Biológica y sobre Cambio Climático puede proporcionar múltiples beneficios.

La desertificación es la degradación de las tierras de zonas áridas, semiáridas y subhúmedas secas, resultante de diversos factores tales como las variaciones climáticas y las actividades humanas, según la definición del artículo 1 de La Convención de Naciones Unidas de Lucha contra la Desertificación (CLD).


Fue declarado oficialmente por la Asamblea General de las Naciones Unidas como "Día Mundial de Lucha contra la Desertificación y la Sequía" el 30 de enero de 1995. Los objetivos de la celebración de este día son:



  • Promover la conciencia pública sobre el tema.
  • Hacer saber a la gente que la desertificación y la sequía se pueden abordar de manera eficaz, que las soluciones son posibles y que las herramientas clave para lograr este objetivo radican en una mayor participación y cooperación de la comunidad a todos los niveles.
  • Fortalecer la implementación de la Convención de las Naciones Unidas en la lucha contra la desertificación en aquellos países que experimentan graves sequías o desertificación, particularmente en África.

En nuestro país, contamos con el Programa de Acción Nacional contra la Desertificación (PAND) que lidera el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación. El objetivo fundamental del PAND es contribuir al desarrollo sostenible de las zonas afectadas del territorio nacional y, en particular, la prevención de la degradación de las tierras y la recuperación de tierras desertificadas. Expone las propuestas de acción para la lucha contra la desertificación en dos vías:


  • Coordinar políticas como respuesta eficaz para la aplicación de medidas muy diversas que implican a distintos sectores de actividad.
  • Identificar y desarrollar líneas de acción específicas de lucha contra la desertificación, destacando un sistema integrado de evaluación y vigilancia.

En HISPALFORM creemos que una aplicación conjunta de las convenciones de las Naciones Unidas de Lucha contra la Desertificación, sobre Diversidad Biológica y sobre Cambio Climático puede proporcionar múltiples beneficios. El impacto del cambio climático mundial sobre la desertificación es complejo y los conocimientos sobre la materia son todavía insuficientes. Por un lado, el incremento de las temperaturas, provocado por un aumento del nivel de dióxido de carbono (CO2), puede tener efectos negativos al aumentar la evaporación del suelo y reducir las precipitaciones en las tierras secas. Por otro lado, un incremento del dióxido de carbono en la atmósfera puede potenciar el crecimiento de algunas especies de plantas. En este sentido, aportamos la formación necesaria para ayudar con nuestras acciones, tanto en el área familiar como en el entorno laboral. 


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.